Receta de lenguado relleno de cangrejo

post datenoviembre 28, 2018  •   post categoriesRecetas Solee  •   post comments number1 comentario

Lenguado Soleé Relleno

Como hemos comentado en muchas otras ocasiones, el lenguado es una materia prima que en la cocina nos presta siempre mucho juego, ya que podemos combinarlo y cocinarlo como más nos guste con cualquier ingrediente.

Hoy os traemos el sabor del mar en esta fantástica receta de lenguado relleno de cangrejo, fácil de comer, lo que la hace perfecta para toda la famila, tanto peques como mayores.

INGREDIENTES 

Uno o dos lomos de lenguado por persona

Media cebolla  muy picada

Un puerro muy picado

250 gramos de gambas pequeñas ya cocidas

Una lata de champiñones muy picados

Aceite de oliva suave

Un vaso de caldo de pollo

La carne de un cangrejo, limpia y picada

Un poco de queso cheddar muy rallado (si nos gusta)

Dos cucharadas de agua

Sal, pimienta, perejil fresco o pimentón

Arroz con unos guisantes para acompañar

Unas espinacas cocidas o cualquier verdura que nos guste como guarnición

MODO DE ELABORACIÓN  

En una sartén grande, ponemos el aceite a calentar a fuego medio y añadimos la cebolla y el puerro picados para que se vayan pochando. Una vez que está tiernas, añadimos las gambitas y los champiñones hasta que se cocinen bien (durante tres o cuatro minutos). Luego, subimos el fuego y añadimos la carne de cangrejo y removemos en el fuego hasta que se haga.

Mientras tanto, salpimentamos los lomos de lenguado con sal y pimienta. Los colocamos sobre una fuente bien estirados y con una cuchara, añadimos la mezcla de cangrejo sobre los lomos de lenguado. Luego los doblamos o los enrollamos (dependiendo de lo grande que sean los filetes). Si hemos optado por enrollarlos, lo mejor es sujetarlos con un palillo para que no se rompan en el horno.

Luego, les añadimos un poco de aceite de oliva por encima y añadimos a la fuente el caldo de pollo y un par de cucharadas grandes de agua. En esta misma salsa, podemos espolvorear un poco de queso, para darle un toque a la salsa.

Cocinamos a unos 180 grados durante 30 minutos. Si nos gusta el perejil, podemos añadirle un poco por encima para decorar y si no, espolvorear una pizca de pimentón. Una vez que los saquemos del horno, debemos consumirlos inmediatamente para que no se se sequen.

Para acompañar son perfectas unas verduras, como por ejemplo espinacas o un poco de arroz salteado con guisantes, de manera que queda un plato súpercompleto.

Hoy os hemos traído una receta un poco más elaborada, pero con un sabor delicioso. Para cualquier cena de fin de semana entre amigos, queda perfecta para deslumbrar. ¡Esperamos que os guste!