Receta estrella: croquetas de lenguado

post datenoviembre 24, 2017  •   post categoriesRecetas Solee  •   post comments number0 comentarios

Croquetas de lenguado Soleé

¿Cuántas recetas habremos dado y todavía no hemos hablado de croquetas? Para solucionar esto, hoy os traemos la mejor receta de croquetas de lenguado, que os va a encantar y son perfectas para la cena de pequeños y mayores. Además, como truquito, una vez fritas podéis preparar un dip de mayonesa con un poco de ajito y guindilla. ¡Quedan para chuparse los dedos! ¡Ñam!

INGREDIENTES

4 filetes de lenguado

Un huevo

Media cebolla (y cualquier otra verdura que nos guste, como por ejemplo, puerro)

5 cucharadas de harina

Pan rallado, aceite, sal y pimientoUn vaso de leche

MODO DE ELABORACIÓN

Para comenzar la elaboración de nuestra receta de croquetas, lo primero que tenemos que tener preparados son los filetes de lenguado limpios y desmenuzados y la cebolla muy bien picadita. Luego, ponemos cuatro cucharadas grandes de aceite en la sartén y añadimos la cebolla (si hemos elegido alguna otra verdura, como por ejemplo, puerro, también es el momento de sofreírlo). Dejamos que se poche bien hasta que se ponga marrón y añadimos el lenguado. Durante dos o tres minutos dejamos que se cocine el pescado sin dejar que se seque mucho y añadimos las cinco cucharadas de harina.

No dejamos de remover en ningún momento, y dejamos la mezcla con la harina al fuero durante unos ocho o diez segundos, para que se haga bien. Luego, vamos añadiendo el vaso de leche lentamente y sin dejar de remover bien, para que se vaya haciendo la bechamel poco a poco y no se nos queme.

Una vez que esté espesando, echamos la sal y un poco de pimienta si nos gusta. Cuando la bechamel esté lista, vertemos la mezcla sobre una bandeja alargada y dejamos que se enfríe. Para que no se formen ni grumos ni costra, podemos tapar la bandeja con un papel film, para que la masa quede fresca y limpia.

Para hacer las croquetas, cogemos dos cucharas grandes y vamos cogiendo pequeñas porciones y les damos forma de croqueta. Luego las bañamos en huevo y las empanamos. Si queremos que queden más duritas, también podemos hacer el proceso de: harina, huevo y pan rallado.

Las croquetas las podemos congelar o una vez preparadas o freírlas. Lo que más nos convenga.

Esta receta ofrece un millón de posibilidades, cuando la pruebes seguro que repites. Además, es una forma de hacer que los más pequeños coman pescado de una manera fácil y cómoda.