Terrina de salmón y lenguado Soleé

post datefebrero 19, 2018  •   post categoriesRecetas Solee  •   post comments number0 comentarios

Terrina de Lenguado Soleé

La terrina de salmón y lenguado es una especie de pastel de pescado muy suave que se puede comer tal cual o incluso untado en tostadas crujientes. Las terrinas de pescado son muy nutritivas, y se puede acompañar tanto con ensalada verde, huevas de salmón o salsa mayonesa (alioli para los más atrevidos). ¿Cómo prepararla?

INGREDIENTES 

300 gramos de lenguado limpio

400 gramos de salmón fresco limpio

Dos cucharadas grandes de harina

Tres huevos

Un limón

Un tomate grande picado en daditos finos

Eneldo (si es fresco, mejor)

Utensilio especial: Un molde alargado, de unos 25 por 10 centrímetros

MODO DE ELABORACIÓN 

Para hacer la terrina de salmón y lenguado, lo primero que vamos a hacer será precalentar el horno a unos 175 grados para así tenerlo listo cuando sea necesario. Luego, procedemos a lavar bien el limón y a rallar su cáscara (sólo la parte amarilla).

Cogemos un robot de cocina e introducimos los pescados en trozos (no tienen por qué se muy pequeños, ya que lo vamos a picar todo) junto a la leche, los huevos, la harina y la rayadura del limón. Además, salpimentamos bien.

Lo trituramos todo para que quede una pasta muy fina, donde todo se haya integrado muy bien y esté uniforme. Luego, en un cuenco separamos unas seis cucharadas de masa, a las que añadiremos una cucharada grande de eneldo picado.

Luego, es hora de montar y hornear. Lo idóneo es un molde de silicona, aunque si no tenemos podemos utilizar uno normal forrado de papel de horno para que sea más fácil desmoldarlo luego. Se trata de una receta delicada, así que tendremos que tener cuidado.

Vertemos la mitad de la masa en el molde preparado y lo estiramos hasta dejar una plaquita lisa. Luego, ponemos la mezcla con el eneldo y unos trocitos de tomate picado. Sobre eso, ponemos el resto de la masa.

Introducimos el molde en el horno durante unos 25 minutos, aunque antes de sacarlo debemos pinchar con un cuchillo o un palillo de dientes la terrina para verificar que está preparado. Sabremos que está preparado si lo que hayamos clavado sale limpio.

Por último tenemos que dejar enfriar dentro del molde, incluso si queremos metiéndolo en la necera cuando se temple. De esta manera, dejaremos que cuaje bien y sólo desmoldaremos cuando vayamos a servir.

Se trata de una receta muy original, freca y ligera para disfrutar este verano. ¿Te animas a prepararla?