Receta de paté de lenguado: siempre listo para cuando te haga falta

post datediciembre 5, 2017  •   post categoriesRecetas Solee, Uncategorized  •   post comments number2 comentarios

Paté de lenguado Soleé

Las cenas de Navidad suelen ser muy copiosas, por lo que cualquier alternativa buena y sabrosa es siempre bienvenida. Para cualquier ocasión especial un paté de pescado es una opción estupenda para untar con vegetales o panecillos: ¡te animamos a probarlo! .

Además, es ideal cualquier día también para montar un piscolavis ligero antes de comer o para las cenas de los más pequeños. ¡Y se hace muy rápido!

INGREDIENTES 

600 gramos de filetes de lenguado sin espinas

100 mililitros de nata entera

Dos huevos cocidos

200 gramos de gambitas peladas

1 lata de atún en aceite de oliva

Una cucharadita de mantequilla

Sal, pimienta (si queremos dar un toquecito picante) y una pizca de cebollino

MODO DE ELABORACIÓN 

Para comenzar a elaborar esta receta, vamos a ocuparnos en primer lugar de los filetes de lenguado. En un cazo con agua y sal, metemos el lenguado. Una vez cocido (¡cuidado de que no queden secos!) lo escurrimos y secamos bien y lo picamos muy pequeño. Todo lo que podamos, ya sea demenuzándolo con las manos o cortándolo muy fino con el cuchillo. Lo dejamos en un plato retirado.

Luego, en el mismo agua hirviendo, podemos poner las gambitas peladas. Como son pequeñas, con un máximo de dos minutos bastará para que se hagan.

Metemos en un vaso batidor las gambas, la lata de atún escurrida, los huevos cocidos, la cucharada de mantequilla, la nara y la pimienta (esta última opcional). Con la batidora de mano, lo batimos bien, hasta que quede una pasta homogénea y firme.

Luego, con un bol y una cuchara de palo, mezclamos la pasta con el lenguado desmenuzado hasta que quede toda por igual. ¡No podrás resistir la tentación de probarlo!

Esta receta dura unos cuantos días en la nevera, así que podemos guardarla en un bote hermético y usar el paté durante los días posteriores para cenar o incluso merendar. Si lo vamos a servir, lo ponemos en un cuenco y lo decoramos con cebollino. Es mucho mejor si lo tapamos con un film y lo metemos en la nevera durante unas horas antes de consumirlo.

Se trata de una receta fácil, sabrosa y suave, por lo que conseguirás que tus pequeños coman pescado prácticamente sin darse cuenta. Si ves que aún así no, puedes probar a añadir un par de quesitos a la mezcla antes de batirla. ¡También queda perfecto!

Imagen: Flickr | Stephanie Chapman